La (no) Educación Sexual

la no educación sexual

No es el sexo mi tema favorito. Hay gente especializada en sexología que puede hacer razonamientos y aportaciones mejores que las mías. Yo de sexo solo sé hacerlo y supongo que tampoco muy bien. Así que este post no pretende explicar, enseñar o educar. Simplemente quiero reivindicar el hecho de que hace falta explicar, enseñar y educar.

Probablemente desde antes incluso de lo que pensamos como “normal”. Y, obviamente, aunque casi todo el mundo practique sexo, el tema debe ser tratado a esos niveles por la gente que sabe.

Aunque no lo hables, existe

Es común pensar que aquellas cosas que no se abordan, desaparecen. Lo hace Rajoy con casi todo. Lo hacen padres y madres con los temas que les incomoda tratar. Lo hacemos casi todas las personas con aquello que nos inoportuna. Pero los hechos, decía Huxley, que no dejan de existir aunque se les ignore.

Con el sexo además resulta curioso saber que suceden a la vez dos fenómenos, a priori, contradictorios. Se hipersexualiza a la gente desde bien pequeña pero a la vez se niega la posibilidad de tratar el tema abiertamente.

Esto conlleva conflictos que la mayoría de veces se viven en privado y con gran vergüenza. Aunque luego los numeritos, las estadísticas demuestren que  la mayoría de la población suele sufrir problemas sexuales en algún momento de su vida. Así que toda esa carga sexual que emite la sociedad se empieza a recibir a una edad temprana.

Las explicaciones, la teoría, los riesgos, los beneficios se reciben, en cambio, mucho después. Es decir ¿en qué momento debo hablar de sexo mi hijo/a/e? pues, posiblemente, antes de hacerte la pregunta.

Educador Porno

Ese vacío que se crea hay que ocuparlo. Y la forma más accesible a sexo explícito es el porno. Por desgracia, tan explícito como alejado de la realidad.

Aunque hay proyectos interesantes, la industria mainstream deriva en formas de sexo cada vez más violento y cada vez más degradante. Ahí se generan, ante una sociedad que prefiere mirar para otro lado, las fantasías y los deseos de nuevas generaciones. No escribo esto en tono de alerta. El daño ya está hecho, no es una previsión, es una afirmación. Pero una vez las cosas van mal hay que verlas. Remontar consiste, antes que nada, en saber que vas perdiendo.

La Alternativa

No debe ser tan difícil, tan extraño o tan absurdo introducir en los programas educativos cosas tan elementales como el sexo (biología, salud…pero también elecciones y placer) y, como en casi todas las cosas, feminismo.

Superar esa dialéctica de sujeto (normalmente hombre) y objeto (normalmente mujer) que aparece en el sexo de una manera muy representada. Google brecha orgásmica para saber más.

Hay gente para poder enseñar eso, para poder ayudar a mejorar una sociedad que se olvida de cosas tan obvias mientras persigue objetivos que aparecen demasiado lejanos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *